Travi Birds

Café la Palma (Madrid), 18 de noviembre de 2021.

Los cánones del bolero van a desfilar uno detrás de otro esta noche. Travis pudiera ser otra Marisol, u otra Ana Belén, pero seguramente tendrá una estrella (en cuanto a estilo y pretensiones) similar a la de, pongamos, Lila Downs. Una artista fronteriza entre los tópicos y las salidas de tono, blusera sentimental con fondo de armario lleno de Standards.

Travis podrá ser la novia punki de España, una vez supere el trance de la cena con la familia del churri. La cantante de las nanas del siglo 21. Una letrista competente que, con suerte, hará creer a todos que Madrid es España (y Buenos Aires) y que no es tan mala cosa. A pesar de sus bajonas, sus calentones y sus boleros desgarrados, que quedarán disimulados detrás de las metáforas de una letrista bastante inspirada, para evitar que emociones demasiado anti-sistema se cuelen en las inquietudes de las buenas gentes. Sin demasiada dificultad, se ocupará de esconder su alma oscura y evitar el melodrama insano y los números de drogas, sexo y Rock And Roll.

En fin. Hagamos sociología de una carrera que todavía no existe. Inventemos el futuro de una cantante con tirón y gracia, porque vinimos a hablar de Sabina, no hemos estudiado y no sabemos qué contar (ella tampoco lo cantó, y no fue necesario: el público se sabía sus canciones verso a verso). Expliquemos que estamos delante de un futuro que sabe tomar los préstamos necesarios para que el pasado no sea un lastre sino el combustible. Y que si hay una nueva generación de cantautores, van a ser -han llegado- mujeres.

Si quieres contar algo...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.