Marta Tchai

Moby Dick (Madrid), 30 de septiembre de 2021.
(Telonea Alberto Ballesteros).

Alberto Ballesteros vendría a ser Joaquín Sabina cuando hacía blues y molaba. Escribe letras extrañas, medio tristes y medio retorcidas, un poco como Rosendo pero con hilo narrativo. Pero son sólo referencias, seguramente en su cabeza hay otro dibujo. Entre otras cosas porque es un autor de 2021 y no le preocupa exponerse de una manera que ninguno de los dos referidos se atrevió ni de lejos, en ningún momento de sus larguísimas carreras.

Hoy Marta ha subido al escenario eufórica. Su Eclipse quiere dar saltos. Incluso la desgarrada Pan de Oro, suena extraña, encorsetada en si intensidad. Tímida y consciente de estar fuera de lugar, igual que los chistes en los velatorios. Necesarios a pesar de todo para entender. Pero después, sonarán Como en los Peces, Falta de Tacto, y Nihilistas, y me encontraré metido en ese tren de euforia, evitando querer morir, mientras me doy cuenta que es el bajo, no la guitarra, el que sostiene la carga dramática de estas canciones, es el bajo el que clava las puñaladas y nos recuerda que aquí estamos para llorar a los amantes, no para bailar.

Rendición cambia las tornas. Céntrate. Pablo Carmona acompaña a la guitarra una canción cuya fuerza está en el texto y en la forma de cantarla, con todo el cinismo y la confusión que lleva. Después, con Alberto Ballesteros hace una canción antigua, Náufragos, y de repente estamos en otro concierto, por el tono y porque hace de epílogo curativo a todo lo que acabamos de recorrer.

La banda regresa y hacen Presente Simple, y tengo que darle la razón a Mario: no encaja en la narrativa del disco. Entiendo que está ahí como un paréntesis, como un alivio. Marta sabe lo que quiere contar, y hay que escuchar, y darle tiempo. Me Quedo, sin embargo, es ese paréntesis, o ese alivio, o esa conclusión.

Olvidad todo esto. Me asusta no tener nada que decir. Esto se acaba y es bonito verlos disfrutar tocando El Momento Crucial. El público pide otra. Qué hará con David Gwyn. Y cerrará con Costilla o Pulmón. Y yo me acuerdo de los 1000 Pedazos de Christina Rosenvingue y me pongo triste.

Si quieres contar algo...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.