Las Bajas Pasiones

El Sol, 26 de febrero de 2020.

Es posible estar jodida pero contenta. La crónica de las bajonas, de los desamores, de mierda de vida y la mierda del amor se pueden bailar (vale, eso ya nos lo enseñó Robyn). Pero también se puede pasar por el filtro del Punk y el Ska algo tan intratable como el Trap, o tan desprestigiado como el Reggaeton, logrando que incluso las penas cotidianas y desordenadas de tres maricones ácratas suenen emotivas, entrañables y perfectas y luzcan como lámparas. Las Bajas Pasiones han logrado crear un mundo caótico e irreverente, creíble y doloroso -o han dibujado el suyo con trazos guiados por el temperamento-, de heridas y dignidad. En el que la protesta está tatuada y la solución esbozada en un garabato que desdibujó el cubata que voló sobre el nido del cuco. Las Bajas Pasiones siempre serán desordenadas pero amiga, date cuenta: puedes tocarlas sin miedo porque son sinceras y escupen de verdad.

Y la sensación que me llevo, es que su filtro es listo y sabe lo que quiere, y que cualquier cosa, hasta la que menos te imaginas, puede pasar, transformada en algo imprevisto, viscoso y alimenticio. Por ejemplo, Javier Álvarez (por cierto, le va eso de hacer de bailarín en los conciertos de otros. Primero Lekuona, ahora Las Bajas Pasiones) haciendo una coreografía socarrona y prestando uno de sus hits, la oración al padre, convertida en lo que siempre fue, una apología del orgullo de un marica de clase baja, drogadicto y caótico. El padre de todos los bohemios que se arrastran en este siglo de pacatería.

P. S.: Conozco a Las Bajas Pasiones porque una vez, hace mucho tiempo, uno de sus componentes quiso ligar conmigo por Scruff. La cosa es que ahora no recuerdo con quién -típico de mi-, y posiblemente el se habrá olvidado de la anécdota. Fin del cotilleo.

Si quieres contar algo...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.