Abyss X

She Makes Noise. La Casa Encendida.
3 de octubre 2019.

De alguna manera lo de esta noche parece un mapa de la confusión en medio del mar de las certezas. Oscuro y desconcertante, Igual que una olla hirviendo llena de oscuridad y gritos de luz. Sería difícil entender a Abyss X sin las luces, sin su presencia de Dios – Alien aparecido encima de nuestras cabezas. Nuestras pequeñas, nimias y confundidas tacitas de superstición. Hoy nos han anunciado la destrucción. Está cerca. Y no se va a detener. Si os acordáis de Ofra Haza, Abyss es su vengadora oscura. La que vendrá a devolvernos el odio y la sordera. Y, quizás, abrazar esa danza violenta y oscura nos redima.

Abyss X es capaz de hacer que el Noise y el R&B bailen juntos y que no haya complejos o malos entendidos. Crea un espectáculo apabullante que es una mezcla de performance, de show sexy y de sermón, con espíritu mediterráneo e inclinación oriental. Ella se mueve como una sacerdotisa pre-clásica (la referencia es clarísima) y sabe jugar con el espectáculo y la provocación, creando una suerte de lugar intermedio entre una fiesta en el fondo de la caverna y un aquelarre de destrucción y sangre.

Una maldición de problemas técnicos, han partido la homilía en dos. Y la segunda parte, es decir, el espectáculo retomado, arranca con un baile de barra vertical, y se vuelve más infernal e inquietante. Como si la carnalidad y la barra americana fueran sustituyendo poco a poco a esa tormenta de luces apocalíptico-estroboscópicas con que abrumó al público al empezar. Quizás ya nos ha situado en el infierno.

Si quieres contar algo...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.