Valle Eléctrico x Perth Records. Yegua y Virgen María. Madrid, Café la Palma, 18 de mayo de 2018.

Yegua es perfecto como recibimiento. Apabullante, desordenado, provocador. Un comienzo que atrapa y repele, que ensordece y aterra. Una suerte de bautismo de sangre (casi imagino a los primeros valientes chapoteando sobre un suelo empapado de vísceras) que igual se mide con el Industrial, el Breakcore (Venetian Snares, más o menos) o el Rap, encerrado en una jaula noise. Y, también, zumbarse a Madonna una sobredosis de bakalao.

Virgen María viene a enseñarnos qué sucede cuando escuchamos música con mirada limpia. Hoy me contaban un chiste en el que un cliente se quejaba de que la menestra estaba fría y el camarero replicaba que se trataba de un gin-tonic. Ella ha conseguido crear una mezcla tan irreal y tan imposible y la ha puesto en movimiento sin problema: ha convertido el gin-tonic en menestra, y además nos gusta. Y aquí estamos, niñatos modernos bailando bakalao como macarras de mi edad y vistiendo como los miembros de Radio Futura en 1980, y bebiendo cerveza en vaso tubo; reivindicando la basura cool, o convirtiendo los despreciables de la industria musical en arte con versalitas. Efectivamente, un combinado apto sólo para espíritus relativamente desatados.

Si quieres contar algo...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.