Niñato y Agustito, y BDP All Stars en El Intruso. Madrid, 24 de marzo de 2018.

Clan Lírica Salvaje ya fue un intento bastante interesante de hacer Rap apegado al barrio pero con miras altas (¿Hip-Hop para las masas?). Y la formación, que aunque ha ido cambiando de piel se ha mantenido unida más como una familia que como un negocio, conoce hoy su nuevo nombre, el de Niñato, protagonista de un documental que cuenta su circunstancia como un reality hecho con más sinceridad que oportunismo.

Hoy sencillamente está recogiendo perplejidad. De la buena. Sin hacer nada que no se esté haciendo últimamente en el Rap español (¿verdad, Mr. Plazer?). Usar una banda. Niñato y Agustito ya han estado haciendo jams en su casa, el Barrio del Pilar, (trayéndose a los amigos de Barcelona, léase Marco Fonktana o Sr. Zambrana) y esa experiencia ha tomado forma de animal nuevo. Y espléndido. Posiblemente no los he escuchado sonar tan potentes y estimulantes (emocionantes, he de añadir) nunca. Y era hora.

Tal vez sea la oportunidad para recuperar un género (el del rap, no las jams) que comenzaba a perder su virtud, la de la plasticidad. La inocencia. La mala leche. La insolencia. Tal vez estoy mirando igual que los asnos sin ver el panorama completo, empecinado en el delgado sendero. O tal vez hoy tengo ganas de encontrarme dibujado un amanecer bonito, de una puta vez, y en el suelo, una inocencia de recambio.

P.D.: El listado de películas que se marcan al abrir el concierto es impresionante/imprescindible.

Si quieres contar algo...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.