Jamonas en La Fugitiva. Lavapiés, 10 de marzo de 2018.

Hace muchos años, una noche de borrachera, un amigo y servidor andábamos en plena competición de barbaridades (a cada cual peor y más superficial) y, un tipo que se quería ligar a la tercera del grupo, dijo que decíamos cosas muy profundas. Nos meamos de la risa durante años con la ocurrencia.

Quizás, a pesar de todo, el pobre tenía razón. Y ahora, escuchando a Jamonas rodeado de libros, con un juguete-granja de plástico delante (haciendo esfuerzos titánicos para no tirarle fotos) y botellines desperdigados por todas partes, me pregunto si ellas están contando algo con sangre dentro de la fibra o sencillamente, se juntan para aliviar el peso de la vida con un poco de superficialidad. Porque están solas, cachondas, cabreadas y tan a gusto juntas, en ese lugar donde nos han desechado a todos nosotros, adolescentes inacabados, adultos confundidos.

Bien es cierto que cuando nos hacemos mayores, comprendemos que las cosas más triviales, son las que dan sentido a ese trayecto tan aburrido que llamamos, con absoluta desfachatez, vida. Y que si María Jiménez quisiera regresar al candelabro (la Mazagatos era lista, tontos), debiera conocer a las Jamonas y a su Jamono. Y, sobre todo, que todos somos un poco Jamonas. Pero sin pasarse, que esto sería un sindiós.

Si quieres contar algo...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.