Mónica Béjar. Rocknrolla (Madrid). 28 de abril de 2017

Béjar ha optado por dejar que sus canciones crezcan haciendo camino, y esta noche ha probado un formato acústico que le da un tono de ensueño a su música, acentuado por el minimalismo de las bases y los efectos que aplica a su voz. Es astuta y no alarga ni el repertorio ni las piezas, y consigue crear un show pequeño, que se escucha sin las punzadas del aburrimiento y que da una idea cabal de la claridad con que dibuja el set y ejecuta sus intenciones. Hay más cabeza que alma esta noche, pero se adivina la fuerza en alguno de los mejores momentos… Que casi visualizos tocados en un lugar más inquietante, rodeado de animales menos apacibles y de ruidos más rotundos.

Si quieres contar algo...